.

.

Piccola Russia . Andrea Alessandrini

22,00 €

Witty books

Cantidad
En Stock

Dicen que este lugar, donde estás parado ahora, solía estar bajo el mar. Luego el agua se retiró y dejó la arcilla. Una montaña de arcilla. Y había pantanos arenosos, con plantas y árboles. Un parque con vistas al valle. Ahora el cielo es negro y el humo de los hornos lo cubre todo. Millones de ladrillos toman forma. Hace cien años, el pueblo de los trabajadores de los hornos crecía alrededor de las chimeneas. Este es el Valle del Infierno. Y este es mi hogar.

Sólo una carretera conduce hasta aquí, y en un lugar tan aislado es difícil creer que estamos en Roma, la ciudad que crece con nuestros ladrillos. Pero la cúpula de San Pedro siempre está ahí para recordárnoslo. Se puede ver desde el monte Ciocci, y en las noches de verano brilla a la luz de la luna. Pide un deseo y lanza una piedra: si le das, tu deseo se hará realidad.
Riccardo Veschi no es como los demás. Para sus trabajadores, es casi un padre. No es uno de los jefes, sino un hombre digno de respeto. Como el trabajo, que desgasta las manos y a veces te deja sin aliento. Lenin, en uno de sus discursos, habló del valle como un modelo de vida comunal y lo llamó "la pequeña Rusia". Pero quizá sea un mito. No puedo creer que Lenin, con todo lo que tuvo que hacer...

Los bebés nacen. Crecen, colgados del cuello de su madre, mamando leche y arcilla. Hace mucho calor cerca de los hornos. Todavía recuerdo el olor, el rico sabor agrio en la boca y elsudor.

Luego, una a una, las chimeneas dejan de humear. Mucha gente se va. Y un día llegan las excavadoras del ayuntamiento. Mi padre grita y luego llora mientras las casas del pueblo se derrumban como si las estuvieran bombardeando. En su lugar nos dan nuevos pisos de alquiler, en los bloques del Ayuntamiento. Alguien los llama "cajas de cartón", como si una caja pudiera tener doce pisos. Pero yo todavía tengo un ladrillo de la habitación en la que nací.
Han pasado menos de 40 años y las excavadoras han vuelto a pasar por delante de la iglesia. Esta vez es para el nuevo gran centro comercial: 15.600 metros cuadrados de cristal, puertas correderas, estanterías. Un hipermercado, 58 tiendas, 10 restaurantes y una librería. Incluso hay un gimnasio.
Hoy, una brizna de humo sigue saliendo del corazón del antiguo pueblo. Una panadería elabora decenas de barras de pan crujiente y caliente. Pero el pan fresco, como todos sabemos, se vuelve rápidamente duro e incomible.

Piccola Rusia . Andrea Alessandrini

Shortlist Paris Photo–Aperture Foundation PhotoBook Awards 2021


96 páginas / 11 x 19cm / 500 ejemplares
Diseño de Antonio Xoubanova
Con el apoyo de D.O.O.R.
Publicado en marzo de 2021
ISBN 979-12-80177-04-9

4 Artículos
2021-10-19

Productos relacionados

Otras personas también se interesaron por estos títulos