ab imo pectore.

Carolina Martínez


En esta historia se establece, desde una quiebra emocional, un recorrido entre las estancias – hogar que una vez habitadas bajo un estado de ánimo particular mutan en reflejos de la insatisfacción, la huida o la catatonia que produce todo tránsito emocional.
El tránsito se convierte en un bucle de vivencias, noche – día tardío – noche que, a pesar de producirse en diferentes lugares, acaban reduciéndose a pequeños espacios – hogar que bajo la mirada emocional del sujeto paciente se convierten en el mismo lugar repetido, el cubículo en el que se afronta en soledad “el tránsito”.
El estado de consciencia ausente, el llanto latente, la insatisfacción, las palpables ausencias y la tortura producida por la falta de respuestas, etc. se traducen en fueras de campo, fugas a infinito, planos bajos de suelos interminables y sujetos borrosos que recuerdan una realidad desdibujada que es percibida por el sujeto que habita y sufre este tránsito.
ab imo pectore es una historia común y cotidiana contada en primera persona a modo de soliloquio entre lo vivido y lo habitado.

BIO

Nacín un luns, supoño que por iso, son hiperactiva. Son loura e gústame as cousas que saben a amorodo. Os miñas mellores sensacións están ligadas a auga. Paseo por museos, bares e ciminterios. Sempre escribo con tinta negra. Son obsesiva, Bon Vivant e pasaxeira inaúdita, viaxo con compulsión e a miña fame infinita de coleccionar imáxes faime recalar en máis dun porto ávida por ver e comprender. Ninguén xamais regaloume froles. Non entendo a vida sen paixón. Odio a apatía.

A miña neurose por transducir a vida en imaxes que poder comprender, fanme levar sempre enriba unha cámara. Son unha cazadora de momentos e acaparadora de experiencias. Necesito fotografiar para entendelo mundo, para sentirme parte del e para posuir de forma eterna sensacións infinitesimais.
No debemos aceptar fotografías que no nos miren. Eduardo Momeñe
http://carolinamartinez.outonofotografico.com

Deja un comentario